fbpx

| COMUNIDAD ESPECIALIZADA EN EL BIENESTAR DE LOS ADULTOS MAYORES

Fractura de cadera, un evento que rompe la vida

En la medida que envejecemos es mayor la prevalencia de sarcopenia, definida como la pérdida de la masa, potencia y funcionamiento muscular; si a este fenómeno se le asocia el sedentarismo, el tabaquismo, laobesidad, la osteoporosis o la fragilidad, generará mayor riesgo de presentar caídas con lesiones accidentales fatales y no fatales 2. Son multifactoriales los riesgos de sufrir caídas y lesiones relacionadas con caídas, el siguiente esquema presenta un modelo de los principales factores de riesgo relacionados con las caídas durante la vejez.3

La tasa anual de caídas en personas mayores presenta el siguiente panorama:
• 30 – 40 % de las que viven en comunidad.2

• 30 – 50 % de las que viven en instituciones de larga estancia y 40 % son recurrentes.3

• 60 % de los pacientes con caídas en el último año tendrán otra caída.4

• 20 a 30 % sufren lesiones leves a graves.3

• La mayoría de las caídas ocurren en casa (58%).11

• La mortalidad al año asociada a una fractura por caída es cercana al 33%22

• Las fracturas de cadera por caídas son una de las principales causas de hospitalización.3


90 % de las fracturas de cadera se asocian con caídas.5

La inestabilidad” y la “inmovilidad” se presentan como factores principales en el círculo vicioso de caídas y fracturas en los adultos mayores.4


Por lo tanto las fracturas de cadera se consideran como una causa importante de ingreso hospitalario con grandes consecuencias
en la funcionalidad posterior y mayor riesgo de institucionalización.23

Son múltiples los factores de riesgo que aumentan las probabilidades de sufrir una fractura de cadera.6
  • Edad
  • Sexo
  • Bajo peso corporal
  • Uso de sedantes
  • Deprivación visual
  • Demencia (Trastorno
    neurocognitivo mayor)
  • Enfermedad cardiovascular
  • Diabetes
  • Sedentarismo
  • Historia familiar y personal de fracturas de cadera
  • Uso crónico de glucocorticoides
  • Artritis reumatoide
  • Alcoholismo y tabaquismo
  • Osteoporosis secundaria
  • Densidad mineral ósea
  • (DMO) en cuello femoral

Las fracturas de cadera son un problema de salud pública en términos de morbilidad, mortalidad y costos para la atención sanitaria y social del paciente14

Una fractura de cadera además de los costos económicos afecta considerablemente la independencia de los pacientes.7

Consecuencias personales de las fracturas de cadera

Tienen un impacto negativo en la autoestima, imagen corporal y estado de ánimo que pueden generar problemas psicológicos.8

Reducción de la movilidad por miedo a volver a caer, aislamiento e indefensión.8

Miedo al futuro y sensación de impotencia que pueden producir ansiedad y depresión significativas.8

Reducción del 52 % en la calidad de vida en los primeros 12 meses y 21 % después de 2 años.7

La recuperación de la funcionalidad al año no alcanza el 70%, y la literatura científica reporta que solo el 50% puede recuperar su funcionalidad previa.

La capacidad de la persona para realizar actividades básicas se afecta considerablemente antes y después de la fractura de cadera9

• Hasta un 30 % morirán en el primer año luego de la
fractura de cadera.11

• El 15 % sufrirán una segunda fractura de cadera y de ellos el 66 % puede morir en los próximos 5 años.13

• El 46 % de las personas luego de la fractura de cadera no regresan a sus hogares, el 10 % nunca abandonarán el hospital11 y el 20 % requerirán cuidados a largo plazo.9

• 78 % de las fracturas de cadera por caídas ocurren en el hogar.11

EL COSTO DE LAS FRACTURAS DE CADERA ES ELEVADO

Las fracturas de cadera representan el 72 % de los costos totales relacionados con las fracturas por osteoporosis 8 y más del 40 % de la carga estimada de osteoporosis en todo el mundo.14

En EE.UU se estima que el gasto anual por fracturas en el 2040 será de 35 billones de dólares.24

La mayoría de los costos están relacionados con las hospitalizaciones y el cuidado a largo plazo.

COLOMBIA SE ENFRENTA A UN AUMENTO DE LAS FRACTURAS DE CADERA10

  • Entre el 2010 y 2035 se estima que las fracturas de cadera aumentarán de 7.900 casos a 22.7000 respectivamente.10
  • En Colombia se calcula que se presentan entre 8.000 a 11.500 fracturas de cadera por año en mujeres.25
  • La mayoría de las fracturas de cadera ocurren en las mujeres (67 %) y la mayoría en personas mayores.10
  • Para el 2050 más el 75 % de las fracturas de cadera ocurrirán en Asia y AMLAT 12 y se consideran una “epidemia ortopédica” en los países menos desarrollados.3

Todos los pacientes con una fractura de cadera son tratados en el hospital y el 90 % requieren manejo quirúrgico.10

En el 2015 el gasto en Colombia para la atención de las fracturas de cadera se estimó en COL$ 206 mil millones y el costo individual de las fracturas de cadera que requieren manejo quirúrgico (incluyendo urgencias, hospitalización promedio y rehabilitación por un año, fue de COL$ 8.7 millones, este valor no incluye:15

  • Complicaciones del procedimiento quirúrgico o del reposo prolongado de los pacientes.15
  • Gastos indirectos en atención, rehabilitación, lucro cesante del paciente y del cuidador y costos de seguimiento más allá de un año posterior a la fractura.15

El envejecimiento poblacional aumentará el costo de las caídas y por
esa razón las medidas para reducir la incidencia de fracturas de cadera generarán ahorros importantes.11

Los programas de prevención de caídas en adultos mayores incluyen varios componentes para identificar y modificar los riesgos.16

  • Examen del entorno donde vive la persona para detectar riesgos.
  • Evaluación del domicilio y hacer adecuaciones cuando se han identificado factores de riesgo conocidos o existen antecedentes de caídas.
  • Intervenciones clínicas del médico para identificar factores de riesgo, tales como: examen y modificación de la medicación,
    tratamiento de la hipotensión, administración de suplementos de calcio y vitamina D o el tratamiento de los trastornos visuales corregibles.
  • Prescripción de dispositivos asistenciales apropiados para paliar los problemas físicos y sensoriales, por un profesional idóneo.
  • Fortalecimiento muscular y ejercicios de equilibrio prescritos por profesionales sanitarios con formación adecuada.
  • Programas grupales comunitarios que pueden incorporar
    componentes como la educación para prevenir las caídas y
    ejercicios del tipo del tai-chi o de equilibrio dinámico y fortalecimiento muscular.
  • Uso de protectores de la cadera en personas con riesgo de fractura de la cadera en caso de caída.
  • El programa de prevención de caídas en personas mayores debe ser coordinado por un profesional especialista en el tema.

EL USO DE PROTECTORES DE CADERA PARA PREVENIR FRACTURAS DE CADERA ES RECOMENDADO POR DIFERENTES AGENCIAS INTERNACIONALES

OMS, 2018. Recomienda Incluir en los programas de prevención de caídas en personas mayores, el uso de protectores de la cadera en personas con riesgo de fractura de la cadera.16

Junta Nacional de Salud de Dinamarca, 2010. Recomienda que se incluyan los protectores de cadera al diseñar programas destinados a prevenir caídas entre los residentes de hogares geriátricos que tienen alto riesgo de caídas.17

Departamento de Salud de Inglaterra, 2009. Las intervenciones para reducir las caídas y fracturas en los hogares geriátricos incluyen la recomendación de usar protectores de cadera.18

Agencia Canadiense de Medicamentos y Tecnologías en Salud – CADTH, 2017.  La combinación del tratamiento farmacológico y el uso de protectores de cadera causa la mayor reducción en la carga de la enfermedad y se considera rentable.19

Los protectores de cadera deben considerarse como un elemento de las estrategias eficaces de prevención de lesiones institucionales para las personas mayores en centros de atención a largo plazo.20

Una reciente revisión Cochrane (19 estudios que incluyeron 17.000 personas) ha demostrado que los protectores de cadera pueden ser efectivos para prevenir fracturas de cadera en residentes de centros de atención a largo plazo cuando se usan en el momento de una caída.21

1. Zidén, L., Wenestam, C. G., & Hansson-Scherman, M. (2008). A life-breaking event: Early experiences of the consequences of a hip fracture for elderly people. Clinical Rehabilitation. https://doi.org/10.1177/0269215508090204

2. Noll, D. R. (2013). Management of falls and balance disorders in the elderly. In Journal of the American Osteopathic Association. https://doi.org/10.7556/jaoa.2013.113.1.17

3. World Health Organization. (2007). WHO Global Report on Falls Prevention in Older Age. In Community Health.

4. Montero-Odasso, M. (2009). Falls as a Geriatric Syndrome: How to Prevent Them? How to Treat Them? In Osteoporosis in Older Persons. https://doi.org/10.1007/978-1-84628-697-1_9

5. Studier, K. (2015). Hip protectors for prevention of hip fractures The National Board of Health, April 2010 Hip protectors for prevention of hip fractures.

6. Medina Orjuela, A., Rosero Olarte, et al. (2018). II Consenso Colombiano para el Manejo de la Osteoporosis Posmenopáusica. Revista Colombiana de Reumatología. https://doi.org/10.1016/j.rcreu.2018.02.006

7. Sarvi, M. N. (2018). Hip Fracture: Anatomy, Causes, and Consequences. In Total Hip Replacement – An Overview. https://doi.org/10.5772/intechopen.75946

8. Pynoos, J., Steinman, B. A., & Nguyen, A. Q. D. (2010). Environmental assessment and modification as fall-prevention
strategies for older adults. In Clinics in Geriatric Medicine. https://doi.org/10.1016/j.cger.2010.07.001

9. Foundation, N. O. (2008). The Silver Book: Osteoporosis: Chronic Disease and Medical Innovation in an Aging Nation. www.silverbook.org/osteoporosis

10. Jaller-Raad, J. J., Jaller-Char, J. J., Lechuga-Ortiz, J. A., Navarro-Lechuga, E., Johansson, H., & Kanis, J. A. (2013). Incidence of hip fracture in barranquilla, colombia, and the development of a colombian FRAX model. Calcified Tissue
International. https://doi.org/10.1007/s00223-013-9717-7

11. Tytex. (s.f.). www.tytex.com. Recuperado el 17 de 10 de 2020, de https://tytex.com/products/hip-protection/safehip-faq

12. Ardila E, Mautalen C, Jiménez C. Osteoporosis en Iberoamérica. Editorial Manual Moderno (Bogotá-México), 2012.
585 páginas.

13. Berry, S. D., Samelson, E. J., Hannan, M. T., McLean, R. R., Lu, M., Cupples, L. A., Shaer, M. L., Beiser, A. L., Kelly-Hayes, M., & Kiel, D. P. (2007). Second hip fracture in older men and women: The framingham study. Archives of Internal Medicine. https://doi.org/10.1001/archinte.167.18.1971

14. Leal, J., Gray, A. M., Prieto-Alhambra, D., Arden, N. K., Cooper, C., Javaid, M. K., & Judge, A. (2016). Impact of hip fracture on hospital care costs: a population-based study. Osteoporosis International. https://doi.org/10.1007/s00198-015-3277-9

15. García, J., Guerrero, E.A., Terront, A., et al. (2014). Costos de las Fracturas en mujeres con Osteoporosis en Colombia. (2014). Acta Médica Colombiana. https://doi.org/10.36104/amc.2014.89

16. Organización mundial de la salud OMS. (2018). Caídas. 16 de enero.

17. Lauritzen JB, Backe H, Søgaard R, et al. Monitorering & Medicinsk Teknologivurdering Hoebeskyttere til forebyggelse af
hoebrud – en kommenteret udenlandsk medicinsk teknologivurdering København: Sundhedsstyrelsen, Monitorering & Medicinsk
Teknologivurdering, 2010 Kommenteret Udenlandsk Medicinsk Teknologivurdering 2010; 3 (1)

18. DH/SC, LG & CP directorate/Older People and Dementia. (22 de Julio de 2009). www.laterlifetraining.co.uk/. Obtenido de https://www.laterlifetraining.co.uk/wp-content/uploads/2011/12/FF_Eective-Interventions-in-health-and-social-care.pdf

19. Brown A, Coyle D, Cimon K, Farrah K. Hip Protectors in Long-Term Care: A Clinical and Cost-Eectiveness Review and Primary Economic Evaluation. Ottawa: Canadian Agency for Drugs and Technologies in Health; 2008.

20. The Canadian Agency for Drugs and Technologies in Health (CADTH). (5 de July de 2017). www.cadth.ca/. Obtenido de https://www.cadth.ca/hip-protectors

21. Duque, G., Lord, S. R., Mak, J., Ganda, K., Close, J. J. T., Ebeling, P., Papaioannou, A., & Inderjeeth, C. A. (2016). Treatment of
Osteoporosis in Australian Residential Aged Care Facilities: Update on Consensus Recommendations for Fracture Prevention. Journal of the American Medical Directors Association. https://doi.org/10.1016/j.jamda.2016.05.011

22. Alegre-López J, Cordero-Guevara J, Alonso-Valdivieso JL, Fernandez-Melon J. Factors asso- ciated with mortality and functional disability aer hip fracture: an inception cohort study. Osteoporos Int. 2005;16:729-3.

23. Della Rocca, G.J. and B.D. Crist, Hip fracture protocols: what have we changed? Orthop Clin North Am, 2013.

24. Sivakumar, B.S., et al., Dedicated hip fracture service: implementing a novel model of care. ANZ J Surg, 2013. 83(7-8): p. 559-63

25. http://www.iofbonehealth.org/sites/default/files/media/PDFs/Regional%20Audits/2012 Latin_America_Audit-Colombia-ES_0_0.pdf

Compartir esta entrada de blog:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
El drama de la vejez en Colombia
El drama de la vejez en Colombia
Médico Geriatra William Gutiérrez
1 agosto, 2020
Envejecimiento saludable, una oportunidad para todos
Envejecimiento saludable, una oportunidad para todos
Médico Geriatra Carlos Cano
9 agosto, 2020
Incontinencia urinaria en adultos mayores
Incontinencia urinaria en adultos mayores
Médica Geriatra Leonilde Morelo
16 septiembre, 2020