Propósito de vida

Propósito de Vida

¿Cómo definir mi propósito de vida?

Definir un propósito en la vida no es solo un asunto de elección, también es resultado de la reflexión. En algún momento de la vida te enfrentas a profundas preguntas sobre tu existencia,

¿Para qué estoy aquí?
¿Qué sentido tiene mi vida?
¿Existe algo más que el vivir día a día?

Este tipo de preguntas nos invitan a reflexionar sobre lo que estamos haciendo, sobre la manera de asumir la vida. Conviene, con cierta frecuencia, hacer una pausa, y reflexionar sobre las respuestas a estas preguntas. Ya que, gracias a esta reflexión, y a las respuestas que formulamos, es posible definir un propósito en la vida.

Definir el propósito también es un tema importante para las empresas y las organizaciones. Cuando visitas una empresa o cuando ingresas a una organización, encuentras su misión publicada a la vista de todos; resulta que la empresa más importante que lideramos es nuestra vida y sin embargo no siempre tenemos definidas nuestra visión y misión.

Nos detenemos a pensar y nos formulamos las siguientes preguntas:


¿Cuál es mi misión?
¿Cuál es mi visión?
¿Cuáles son mis valores?


Antes de contestar estas preguntas es importante pensar en ¿para qué me sirve tener un propósito?, porque responder primero esta pregunta nos ofrece muchas opciones interesantes como por ejemplo:
saber cuál es mi razón de existir, y entender para qué estás acá.

También nos sirve para aprender a decir “no”, porque cuando se tiene una vida con propósito, se sabe que cada actividad que se haga en la vida debe estar alineada con el propósito de vida.

Tener claridad sobre el propósito nos ayuda a replantear muchas
actividades que las circunstancias nos pueden llevar a realizar en el futuro, ante las cuales es importante tener la capacidad de decir “no”, porque no están alineadas con nuestro propósito.

Esta capacidad de diferenciar qué actividades contribuyen, o no, en la realización de nuestro propósito, nos permite ser mucho más productivos en la vida, tener una vida más motivada y feliz, y dejar un legado a futuras generaciones.

Ningún propósito de vida es mejor o peor que otro; sencillamente es la razón de vivir y para llegar a definirlo se debe indagar en las respuestas a algunas preguntas que cada quién descubre en sí mismo… a veces se descubre a muy temprana edad, a veces cuando somos adultos o a veces se presentan situaciones o personas que nos ayudan a descubrirlo. Nunca hay un momento ideal y cada cierto tiempo vale la pena reflexionar y revisar nuestro propósito. Entonces:


¿Qué es lo que me apasiona hacer?
¿En qué soy muy bueno?
¿Qué tareas puedo ejecutar mejor que otras?
¿En qué tareas me gusta ayudar o contribuir?


Todas estas son claves para identificar mi propósito.


Es decir, el propósito que definamos no puede ser diferente de lo que nos hace feliz. Otra estrategia de reconocimiento personal que ayuda a definir el propósito de vida es preguntarse:


¿Qué me gustaría que dijeran de mí cuando muera?
¿De qué quiero que hablen mis colegas, amigos y familiares cuando yo no esté acá?
¿Qué me gustaría que se dijera de mí?
¿Qué me gustaría que dijera un jefe o un colaborador en el trabajo?


Esas respuestas nos van llevando a construir un propósito.


El tener las actividades desalineadas del propósito que hemos definido genera una gran desmotivación. Por el contrario, muchas veces se puede tener un trabajo que, digamos, en ese momento no nos hace feliz por diferentes circunstancias, pero nos ayuda a construir un propósito de vida y es un medio para los fines que se han establecido.

Es importante advertir que en cualquier etapa de la vida, no solo en la juventud, nos podemos sentir perdidos a pesar de haber definido un propósito. Por eso, hay que revisar periódicamente nuestra misión y visión como lo hacen las empresas. Las organizaciones atraviesan momentos en los que tienen que sentarse a hacer un replanteamiento estratégico para enfrentar los desafíos del mercado.


De igual modo, es importante que lideremos nuestra vida revisando el propósito. ¿Cómo hacerlo?, promoviendo una serie de dinámicas que se pueden realizar en espacios especiales, ejercicios planeados con este fin, talleres o a través de acompañamientos personalizados.

Para algunos el propósito será servir o ayudar, para otros puede estar en enseñar. Al final, encontramos en las respuestas a las preguntas de lo que hemos estado hablando, lo que valoramos. De esta forma, nuestra escala de valores, que es diferente para todos, debe estar alineada con nuestro propósito.

A partir de aquí podemos examinar cómo está nuestra vida actualmente, cuál es la vida que estamos llevando y qué tan orientados o alejados estamos con respecto al propósito que acabo de definir.

Una consecuencia en la vida práctica al aplicar estas estrategias alrededor del propósito, es que el presente es el que determina el futuro y son las elecciones que tomamos hoy las que lo construyen. Ya sea el trabajo, las amistades que frecuentamos o las metas que nos fijamos todos juegan un papel fundamental, no solo en el presente sino en el futuro con respecto a la realización, o no, de nuestro propósito.

En la realidad de la vida, el trabajo es algo fundamental, aunque es más importante entonces darnos un momento para reflexionar, y para pensar cómo ese trabajo nos está ayudando a definir el propósito.

Estos ejercicios de evaluación de la situación presente nos permiten reconocer y solucionar los conflictos de la vida práctica, asegurarnos que nuestra vida no es el resultado de las circunstancias ni del entorno, sino el resultado de nuestras elecciones.

Lo importante es tomar conciencia del propósito de vida, de nuestra razón de ser y resolver qué vamos a hacer, qué acciones debemos tomar para trabajar, vivir y actuar de manera orientada y tener así una vida con propósito.

Gracias a la reflexión con nosotros mismos, vamos a obtener mejores resultados, siendo que definir nuestro propósito también genera mejoras en cada rol importante de nuestras vidas. No se trata de fijar un propósito como una tarea más que alguien nos asignó, ni de solamente buscar mejores resultados en nuestra vida. Sino que tener un propósito en la vida nos hace personas felices, puesto que a través de las acciones que hemos señalado, podemos alcanzar una vida con propósito, una vida de felicidad.

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este material puede ser reproducido a través de ningún medio o fotocopiado para cualquier propósito sin el consentimiento de Dominique Vélez.

Compartir esta entrada de blog:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Distanciamiento y familias
Distanciamiento y familias
Fisioterapeuta Geriátrica Sandra Silva
13 agosto, 2020
Propósito de Vida
Propósito de vida
Especialista en liderazgo Dominique Vélez Rivas
11 febrero, 2021
Úlceras por presión
Úlceras por presión
Médica Geriatra Leonilde Morelo
4 octubre, 2020
Medios de pago en Mayor vida aliados con ePayco

2020 Mayor Vida S.A.S. © – Todos los derechos reservados

¡Te invitamos a ser parte de Emprende Mayor!
Para mayor información puedes escribirnos a emprendemayor@mayorvida.com o llamarnos al (+57) 317 515 7103.

Mayor Vida necesita la información de contacto que nos proporcionas para ponernos en contacto contigo acerca de nuestros productos y servicios. Puedes darte de baja de estas comunicaciones en cualquier momento. Para obtener información sobre cómo darte de baja, así como nuestras prácticas de privacidad y el compromiso de proteger tu privacidad, consulta nuestra política de privacidad.